Saltar al contenido

Aridoamérica: características, ubicación, culturas, historia

Aridoamérica es el nombre con que se conoce una zona en la que hubo una importante actividad humana en la época precolombina, cuyos límites corresponden actualmente al suroeste de Estados Unidos y norte de México.

Aridoamérica es la denominación que se da a la amplia área ecológica y cultural que se extiende al norte de los límites de Mesoamérica. Los confines norteños de la región aridoamericana alcanzan la latitud del paralelo 42. Se trata de un área con escasa biodiversidad a causa de su aridez y especialidad.

Aridoamérica ¿Qué es?

Aridoamérica, ubicada al norte de los límites de Mesoamérica, es una región prioritariamente desértica que se caracterizó por la escasez de alimentos, lo que condicionó culturalmente a sus pobladores obligándolos a llevar un estilo de vida nómada basado en la caza, la pesca y la recolección.

Los aridoamericanos dieron una gran importancia a los ritos mortuorios y dentro de sus manifestaciones culturales dejaron una gran cantidad de pinturas rupestres y petrograbados.

Las difíciles condiciones de vida en el desierto aridoamericano marcaron los tipos de actividad productiva de sus habitantes, la caza y la recolección, la fabricación de herramientas con piedras y lajas, o la pesca con botes de madera fueron sus actividades económicas fundamentales.

Se estima que existió algún intercambio con pueblos más desarrollados económicamente y culturalmente, como los mesoamericanos.

Esto rindió ciertos frutos, a pesar de que su modo de vida le impidió a los aridoamericanos desarrollar sistemas refinados de escritura, arte o edificación.

Ubicación de Aridoamérica

Aridoamérica es el nombre con que se conoce una zona en la que hubo una importante actividad humana en la época precolombina, cuyos límites corresponden actualmente al suroeste de Estados Unidos y norte de México.

Se ubicaría al norte de la llamada Mesoamérica o “área mesoamericana” del mismo período.

El término fue acuñado hacia la década de 1950 por Paul Kirchhoff, un etnólogo y antropólogo nacido en Alemania y nacionalizado mexicano. Kirchoff también acuñó el concepto de Mesoamérica, a la que definía como una superárea sociocultural de Centroamérica actual en la que se asentaron algunas de las grandes culturas del período prehispánico.

Se encuentra al límite norte de la antigua región mesoamericana, correspondiente a la mitad meridional de México, Guatemala, Belice, El Salvador, y el occidente de Honduras, Nicaragua y Costa Rica.

Hoy en día abarcaría casi todo el territorio de los estados mexicanos Tamaulipas y Nuevo León, la región norteña de San Luis de Potosí, Zacatecas, Durango y la totalidad de Coahuila.

Además, se extiendía por los actuales territorios de Baja California y Baja California Sur, gran parte de Chihuahua, partes de Sonora, Hidalgo, Guanajuato, Querétaro, Jalisco, Sinaloa y Aguascalientes.

Con respecto a los territorios que hoy pertenecen a Estados Unidos, cubría los estados de California, Nevada, Utah, Nuevo México y partes de Texas y de Arizona.

Características de Aridoamérica

A grandes rasgos, la región se caracterizó por ser un clima seco y con escasas precipitaciones, sin contar con grandes ríos que permitieran la irrigación del terreno, y por lo tanto muy pocos márgenes para la agricultura. El verano era caluroso y el invierno helado.

El agua escasea excepto en los pocos ríos caudalosos, riachuelos, lagunas y fuentes subterráneas que se encuentran en la zona.

Gracias a estar ubicada cerca del trópico de cáncer esta zona es más calurosa, y al ser bastante extensa y ser atravesada por algunas cordilleras como la cierra madre oriental y occidental, así como la sierra nevada, una amplia zona continental queda aislada de los vientos húmedos de las costas, fomentando la desertificación de la misma, a excepción de las zona denominada oasis-américa, que es irrigada por distintos oasis y riachuelos que se encuentran ahí.

En este territorio la vegetación es relativamente escasa siendo comunes plantas del tipo de las cactáceas y los arbustos que crecen típicamente en las temporadas de lluvias, es un lugar en el que la fauna está adaptada a la vida desértica y semidesértica.

Los grupos humanos que habitaron en Aridoamérica corresponden al período que va del año 500 a.C. hasta el 1500 d.C. aproximadamente. La organización social correspondió a la forma de la tribu. En las tribus había gran movilidad de sus actores, tanto en labores cotidianas como religiosas.

Las culturas aridoamericanas no lograron un importante nivel de desarrollo, probablemente debido a las precarias condiciones de vida que lograban sobrellevar.

Sin embargo, su organización colectiva tribal, con líderes militares y religiosos claramente identificados, ha dejado rastros en sus herramientas, vasijas y depósitos funerarios que evidencian una gran devoción por los difuntos.

También es posible hallar numerosas pinturas rupestres en las paredes de sus viviendas en cuevas.

Culturas de Aridoamérica

En Aridoamérica habitaron diversas culturas precolombinas, como son las Acaxee, Caxcán, Cochimí, Cucapá, Guachichil, Guamare, Guaicura, Guarijo, Huichol, Kumiai, Mogollón, Opata, Hohokam, Pai Pai, Pericú, Tarahumara, Tecuexe, Tepecanos, Yaqui o Zacatecos.

En particular, las culturas de Aridoamérica nunca fueron tan populares como la de su región vecina: Mesoamérica. En esta última, los exploradores españoles se encontraron con distintas civilizaciones de indígenas.

Más al norte, en Aridoamérica, los hallazgos más importantes de los europeos registraron ruinas de civilizaciones antiguas, como por ejemplo, las ruinas de Paquime.

Este hecho tiene bastante sentido, pues el clima árido de Aridoamérica era un problema para las tribus del norte mexicano; por lo tanto, debieron adoptar un estilo nómada en búsqueda de recursos para su subsistencia.

A pesar de la adversidad, algunas de las tribus adoptaron un estilo de vida sedentario gracias al contacto con sus pares mesoamericanos, pudiendo así comerciar e intercambiar productos de valor, además de aprender técnicas de cultivo e incorporando parte de la rica cultura del sur mexicano.

Existieron en diversas ubicaciones geográficas y en períodos históricos diferentes.

Estas culturas se agruparon en dos subregiones culturales específicas dentro de Aridoamérica:

Sierra de Tamaulipas: Ubicada al noreste mexicano, ha sido lugar de hallazgos arqueológicos importantes, como algunos de los primeros indicios de agricultura del continente americano.

Desierto de Chihuahua:El mayor desierto norteamericano, con más de 300.000 km2 de superficie. Se extiende desde los valles de Río Grande en Nuevo México y San Simón en Arizona, extendiéndose sobre los estados mexicanos de Chihuahua, Coahuilla, Durango, Zacatecas y Nuevo León.

Clima de Aridoamérica

La temperatura suele variar mucho entre el día y la noche, siendo caluroso en el día, llegando incluso a pasar de los 40 grados y en la noche puede llegar a los 10 grados bajo cero.

Existen en las partes desérticas y semidesérticas, vientos repentinos que levantan polvaredas, así como en ocasiones hay lluvias repentinas que inundan algunas zonas y desgastan más los suelos.

Aridoamérica se caracteriza por un clima árido y seco, con poca diversidad ecológica, ya que las condiciones son duras. El agua es escasa y se localiza en pequeños riachuelos y fuentes subterráneas.

Tiene una latitud cercana al trópico de Cáncer, por lo que tiene un clima muy caluroso que puede alcanzar temperaturas extremas. Por esto, la vegetación es escasa, con mayoría de plantas cactáceas y pequeños arbustos.

Es un territorio extenso con una orografía accidentada, contando con varias cadenas montañosas que la atraviesan, como son la cordillera de la Sierra Madre Oriental y occidental, al igual que Sierra Nevada.

Relieve de Aridoamérica

Esta región se caracteriza por las extensas y áridas llanuras, ubicadas en medio de dos principales elevaciones al este y oeste: las cordilleras oriental y occidental de la Sierra Madre.

Aridoamérica se extiende por montañas, planicies, costas, cuencas hídricas,llanuras importantes.

Una de las regiones en Aridoamérica que presenta una ocupación continua prolongada es la Sierra de Tamaulipas. Se localiza en el noreste de México.

En Aridoamérica coincide una enorme cantidad de climas, desde el seco y árido en el verano hasta un frío incesante durante el invierno.

Los más variados climas se pueden encontrar en esta región, pero lo que los unifica a casi todos ellos es la escasez de agua. De hecho, casi toda ella está situada en algunos de los desiertos más hostiles del planeta: el de Chihuahua y el de Texas. Sin embargo, el empleo del término Aridoamérica podría dar una imagen un tanto equivocada de otras zonas, como la sierra californiana, donde existieron y existen grandes bosques y un clima más o menos benévolo.

Hidrografía de Aridoamérica

El agua es escasa y se localiza en pequeños riachuelos y fuentes subterráneas.

Fue la última de las superareas culturales del México precolombino en desarrollarse. Es resultado de un lento proceso de introducción de las técnicas agrícolas de sus vecinos del sur los mesoamericanos.

La antigüedad de la agricultura aridoamericana es debatida, pues los indicios más antiguos, encontrados parecen tener entre 5000 y 3500 años de antigüedad.

Uno de los factores del tardío desarrollo de la agricultura en esta región es la carencia de agua. De hecho, nace en el corazón desértico de Aridoamérica, en los extensos territorios de Chihuahua y Sonora (México), y en Arizona, Nuevo México, Nevada, Colorado y Utah, en el suroeste de los Estados Unidos.

Fueron muchos los pueblos que habitaron la región. Por su origen lingüístico pueden ser agrupados en hablantes de taracahita, tanoano, hokano y yuto-nahua. Con base en esta diferencia lingüística y ciertas características culturtales, Kirchoff estableció una división en siete áreas culturales.

Con el avance de las indagaciones arqueológicas, en la actualidad se suelen considerar cinco áreas diferenciadas: Freemont, Patayán, Anazasi, Hohokam y Mogollón. De estas, las más importantes son las últimas tres, y las otras dos son periféricas

Flora y fauna de Aridoamérica

La flora es escaza en algunas zonas llegando a ser inexistente en las zonas plenamente desérticas como arenales y zonas pedregosas y rocosas; la vegetación es esporádica, existiendo varias zonas sin vegetación, siendo arbustos, y otras plantas espinosas entre los que son muy abundantes y diversos las cactáceas.

En lugares menos áridos como oasis y zonas cercanas a afluentes de agua y lugares en los que llega a haber lluvias suficientes, crecen otros tipos de plantas como arbustos, y algunas otras plantas como pastizales.

La Biznaga
Es una planta que aún hoy se mantiene como elemento representativo del México actual. Se caracteriza por ser un tipo de cactus que crece en zonas semiáridas y áridas; por ello fue una de las plantas primordiales en Aridoamérica.

Estas plantas son redondas y pueden almacenar dentro de sí una cantidad considerable de agua, que mantienen en su estructura a través de sus tejidos. Además, se caracterizan porque tienen flores de gran tamaño, con colores llamativos y olores fuertes; con estas llaman la atención de otros organismos, lo que les permite llevar a cabo el proceso de polinización.

Las biznagas se caracterizan por tener un crecimiento lento, sobre todo durante sus primeras etapas. Las culturas de Aridoamérica apreciaban mucho a la biznaga, dado que es una planta que puede aprovecharse por completo; los habitantes de este territorio consumían su flor, el tallo, los frutos e incluso las semillas.

Ágave

Investigaciones han arrojado que la planta de ágave era percibida como una representación de la diosa Mayahuel, asociada a la fertilidad. Esta diosa era plasmada como una madre con 400 senos, de los cuales se alimentaban sus 400 retoños.

Como resultado de esta interpretación, se considera que el ágave era visto como un elemento proveedor de alimento y bienestar.

De hecho, todas las partes de la planta eran utilizadas de forma eficiente; por ejemplo, la savia se usaba para sanar heridas y también era la base para obtener fibras, con las que se fabricaban tejidos que se utilizaban en la creación de distinta indumentaria o incluso cuerdas y cazos.

Cactus Nopal

Se trata de un cactus del que se tienen referencias de hace unos 25 000 años, y que en la actualidad está sumamente extendido en México.

Se estima que el nopal fue uno de los recursos primarios que utilizaron los hombres y mujeres de Aridoamérica para su sustento y supervivencia; se cree que esta planta fue clave en el momento en el que se asentaron.

 

El nopal se ingería acompañado de carne de animales cazados, así como de tomates, aguacates, chiles y chelites, entre otros.

Además, del nopal se extraía un colorante rojo; este se generaba gracias a la acción de un parásito propio de esta planta, que se llamaba grana cochinilla. Este colorante lo utilizaban en tus telas, en sus pinturas y en sus templos.

La fauna escasea especialmente en los lugares plenamente desérticos, pero en las partes cercanas a fuentes de agua, como ríos y lagos, así como en las praderas semisecas, se concentran diversos animales como insectos, reptiles, aves y mamíferos. Son ejemplo de animales de esos lugares los escorpiones, serpientes, lagartos, búhos, coyotes, pumas, y en las partes menos áridas, los llamados perros de las praderas, búfalos y varias especies de aves y roedores. La mayoría de esos animales tienen hábitos nocturnos, aunque algunos otros como los búfalos son de hábitos diurnos.

Arácnidos

En Aridoamérica pueden encontrarse varios representantes, pero quizás son los escorpiones los más emblemáticos.

Justo en el área de Aridoamérica se encuentra un espécimen denominado escorpión peludo gigante. Lleva este nombre porque llega a medir unos 14 centímetros de largo, bastante más que otras especies de arácnidos.

Este escorpión es capaz de alimentarse de lagartos e incluso de serpientes, y su cuerpo está compuesto por uno vellos de color marrón que cubren sus patas y le sirven para identificar algún tipo de vibración que experimente el suelo.

Viven en madrigueras cavadas por ellos mismos, que suelen tener una profundidad de unos 2 metros aproximadamente. Son cazadores nocturnos y, en general, su dinámica más activa transcurre en las noches.

 Serpientes

Las serpientes son características de espacios secos y en Aridoamérica estos reptiles eran abundantes.

Entre los especímenes más comunes en esta área desértica esta la serpiente de Mojave, cuyo veneno es considerado como altamente peligroso.

 

Suele habitar cerca de cactus y tiene un color que va desde verde claro hasta marrón oscuro; este tono varía según el área en donde se encuentre a la serpiente. La extensión de esta serpiente varía desde 50 hasta unos 90 centímetros de largo.

Tiene tiras blancas que se van ensanchando cuando llegan a la cola, así como diamantes que se aprecian a lo largo de toda su extensión.

 Lagartos

Dadas las características secas del ambiente, los lagartos también son considerados representantes usuales en Aridoamérica. Uno de los lagartos más emblemáticos es el lagarto moteado mexicano, cuya característica principal es que es venenoso.

Este lagarto, puede medir hasta 90 centímetros, alcanzando un tamaño importante. Su peso máximo puede llegar hasta 4 kilogramos y se caracteriza por tener colores naranja y amarillo en toda su extensión.

Su capacidad venenosa es tal que genera una sustancia venenosa incluso desde su nacimiento, por lo que puede ser muy peligroso.

A pesar de que es extremadamente letal, se ha vinculado con curas de algunos tipos de diabetes, así como incluso con el tratamiento del mal de Parkinson.