Saltar al contenido

Cultura Olmeca: historia, características, ubicación, religión y resumen

La civilización Olmeca fue una civilización que existió en el antiguo México en la Mesoamérica Preclásica desde c. 1200 a. C. hasta c. 400 a. C. La civilización olmeca presenta algo de misterio, ya que debido a la falta de evidencia arqueológica se desconocen sus orígenes étnicos y la ubicación y extensión de muchos de sus asentamientos. Sin embargo, los olmecas codificaron y registraron sus dioses y prácticas religiosas utilizando símbolos. Hoy en este blog queremos contarte información sobre esta civilización que existió hace miles de años, para que puedas aprender un poco mas sobre la historia de México. Así que te aconsejamos que sigas disfrutando de este blog y de toda la información que te regalamos aquí.

 

¿Quién fue la cultura Olmeca?

La misteriosa civilización olmeca esta ubicada en el antiguo México y prosperó en la Mesoamérica Preclásica (Formativa) desde c. 1200 a. C. hasta c. 400 a. C. Generalmente se considera el precursor de todas las culturas mesoamericanas posteriores, incluidos los mayas y los aztecas. Con su corazón en el Golfo de México, la influencia olmeca y la actividad comercial se extendieron desde 1200 a. C., llegando incluso al sur hasta la actual Nicaragua. Los complejos sagrados monumentales, las esculturas de piedra maciza, los juegos de pelota, el consumo de chocolate y los dioses animales eran características de la cultura olmeca que se transmitirían a los pueblos que siguieron a esta primera gran civilización mesoamericana.

Los olmecas fueron la primera civilización importante en México. Vivían en las tierras bajas tropicales del centro-sur de México, en los actuales estados de Veracruz y Tabasco, y tenían su centro en la ciudad de La Venta. Los olmecas florecieron durante el período formativo de Mesoamérica, que data aproximadamente desde el año 1500 a. C. hasta aproximadamente el 400 a. C. Las culturas pre-olmecas habían florecido en el área desde aproximadamente el 2500 a. C., pero hacia el 1600-1500 a. C., había surgido la cultura olmeca temprana. Fueron la primera civilización mesoamericana y sentaron muchas de las bases de las civilizaciones que siguieron, como la maya.

Características de la Cultura Olmeca

La antigua civilización olmeca ahora se considera una de las primeras grandes civilizaciones de Mesoamérica. Esta civilización llegó y se fue mucho antes de que se pensara en el imperio azteca. Se cree que la civilización olmeca se centró en el área de la costa sur del Golfo de México (hoy los estados de Veracruz y Tabasco), más al sureste que el corazón del imperio azteca. La cultura olmeca se desarrolló en los siglos anteriores al 1200 a. C. y declinó alrededor del año 400 a. C. Existen muy pocos registros escritos que nos cuenten sobre la cultura. La creencia generalmente aceptada es que la cultura surgió de la gente de la zona, aunque algunos han sugerido que los olmecas pueden haber venido originalmente de África.

La principal zona urbana olmeca en los primeros tiempos era San Lorenzo Tenochtitlán, en ese momento la ciudad más grande de Mesoamérica. Este era probablemente un lugar ritual y político, que albergaba a miles y usaba un elaborado sistema de agua y drenaje. La ciudad y, de hecho, la antigua civilización olmeca a menudo se recuerda por las gigantescas cabezas de piedra que se han encontrado aquí. Los olmecas son tan importantes porque usaron y tal vez desarrollaron muchas cosas cultural y religiosamente que luego fueron utilizadas por los mayas y aztecas y muchas otras culturas, y también porque tuvieron una gran influencia en su día, lo que nos da motivos para creer que pueden ser responsables de difundir algunas de estas ideas.

Los olmecas tallaron piedra, jade y basalto de roca volcánica (utilizado para las grandes cabezas de piedra). La piedra fue extraída e importada. Los olmecas tenían una sociedad rica, comerciaban con pueblos lejanos y comían una amplia variedad de alimentos.

Religión de la cultura Olmeca

Se cree que el pueblo olmeca centró su religión en cinco aspectos clave que eran la cosmología específica, las deidades que controlaban el mundo natural, los chamanes y los gobernantes que eran intermediarios entre tales deidades y el pueblo olmeca común, rituales centrados en ideas del cosmos liderados por este clase dominante y lugares sagrados. Debido a que creían que sus gobernantes eran parientes de sus dioses sobrenaturales, se les tenía en un alto nivel de respeto. Se hicieron cabezas de piedra gigantes para parecerse a estos reyes y gobernantes como una forma de honor y adoración. Debido a esto, la religión dictaba la política y mucho más de la vida olmeca. La religión, al ser un aspecto de la cultura que dominaba su vida cotidiana, tuvo una fuerte influencia entre los olmecas y, en consecuencia, en civilizaciones como la maya. Su compleja religión y formas de sacrificio que adoptaron civilizaciones posteriores, se vieron por primera vez con los olmecas.

Cosmología: la cosmología se define como la ciencia del origen y desarrollo del universo. La religión de la civilización olmeca se centró en la creencia de que había tres niveles de existencia: el mundo físico de los humanos, el inframundo y los reinos del cielo (donde residían sus dioses). Las características naturales de la tierra y los cuatro puntos cardinales de dirección son los que unen los tres niveles de existencia.

Los ocho dioses: los olmecas eran politeístas y creían en muchos dioses que controlaban las fuerzas naturales de la vida. Estos dioses adoptaron formas parecidas a las humanas, pero tenían una cualidad más espantosa al mostrar también mezclas de características felinas, reptiles y de aves. Su religión se centraba en ocho dioses: el Dragón Olmeca, el Monstruo Pájaro, el Monstruo Tiburón, el Dios del Ojo Bandado, el Dios del Maíz, el Espíritu de la Lluvia, el hombre-Jaguar y la Serpiente Emplumada.

El Dragón Olmeca

El Dragón Olmeca fue una de las deidades más comúnmente representadas y es conocido como el Monstruo de la Tierra.

El monstruo pájaro

Este dios era visto como un pájaro repitliano como el gobernante de los cielos y el sol, preferido por la clase dominante.

El monstruo tiburón

El monstruo tiburón es conocido por su aterradora boca llena de dientes de tiburón. Se creía que controlaba el inframundo.

El Dios de los ojos anillados

Poco se sabe sobre el Dios de los ojos en bandas, aparte de su apariencia por la que los investigadores lo nombraron. De todos los dioses, es el más parecido a un humano y tiene un ojo con una raya que lo atraviesa.

El Dios del Maíz

El maíz y la agricultura eran extremadamente importantes para la vida de los olmecas. Este dios se dedicó a la producción y el crecimiento de la cosecha y se representa que tenía un tallo de maíz que crecía de su cabeza. Al ser tan importante, a menudo se veía que el Dios del Maíz tenía relaciones con los gobernantes de la civilización olmeca, lo que indica el deber del gobernante de no estar seguro de que la gente estuviera bien alimentada con abundantes cosechas.

El Dios del Agua

El Dios del Agua generalmente trabajaba de la mano con el Dios del Maíz, explicado por su convivencia para proveer a la gente de la civilización olmeca. Parecido a un bebé regordete, manejaba todas las formas de agua en la creencia olmeca.

El hombre-jaguar

El hombre-Jaguar se representa como un bebé humano con cualidades felinas y una hendidura en la cabeza. Muchas descripciones ofrecen la idea de que pudo haber estado muerto o dormido.

La serpiente emplumada

La Serpiente Emplumada, aunque no se representa a menudo en el arte olmeca, tuvo una influencia en las sociedades mesoamericanas posteriores que tenían dioses similares que eran más fundamentales para su vida.

Espero que te haya gustado toda la información que te regalamos aquí…