Saltar al contenido

Sistema tegumentario

El sistema tegumentario es el sistema del cuerpo que te rodea, tanto literal como metafóricamente hablando. Si te miras en el espejo, lo ves, si miras a cualquier parte de tu cuerpo, lo ves y si miras a tu alrededor en el mundo exterior, lo ves. Es el sistema que puede decirnos instantáneamente si alguien es joven o viejo, el origen étnico o la raza de alguien o si ha estado de vacaciones recientemente.

Definición del sistema tegumentario

El sistema integumentario es el conjunto de órganos que forman la cubierta externa del cuerpo y lo protege de muchas amenazas como infección, desecación, abrasión y daño por radiación. En los humanos, el sistema tegumentario incluye la piel, un epitelio queratinizado engrosado formado por múltiples capas de células que es en gran medida impermeable al agua. También contiene células especializadas que secretan melanina para proteger al cuerpo de los efectos cancerígenos de los rayos UV y las células que tienen una función inmune. Las glándulas sudoríparas que excretan desechos y regulan la temperatura corporal también forman parte del sistema integumentario. Los receptores somatosensoriales y los nociceptores son componentes importantes de este sistema de órganos que sirven como sensores de advertencia, permitiendo que el cuerpo se aleje de los estímulos nocivos.

Órganos del sistema tegumentario

El sistema integumentario se compone de las siguientes partes:

  • Piel
  • Apéndices de la piel
  • Pelos
  • Uñas
  • Glándulas sudoríparas
  • Glándulas sebáceas
  • Tejido subcutáneo y fascia profunda
  • Uniones mucocutáneas
  • Los senos

Piel

La piel es un órgano sensorial extenso, que forma una capa protectora externa alrededor de toda la superficie del cuerpo. De hecho, es el órgano más grande del cuerpo humano, con una superficie de 2 metros cuadrados. Tiene un grosor entre 1,5 y 5 mm, dependiendo de la ubicación.

Las funciones

La piel tiene una capacidad significativa de renovación y funciones cruciales para el funcionamiento normal del cuerpo humano. Es una barrera efectiva contra posibles patógenos y protege contra el daño por radiación mecánica, química, osmótica, térmica y ultravioleta (a través de la melanina). La piel también participa en una variedad de procesos sintéticos bioquímicos, como la producción de vitamina D bajo la influencia de la radiación ultravioleta, pero también la producción de citocinas y factores de crecimiento.

La piel también tiene un papel importante en el control de la temperatura corporal al aumentar o disminuir el flujo sanguíneo a través de la circulación cutánea, lo que a su vez afecta la magnitud de la pérdida de calor. La sudoración también ayuda a este proceso. La piel también es un órgano sensorial importante, que contiene una gran cantidad de terminales nerviosas para el tacto, la temperatura, el dolor y otros estímulos. La piel ayuda mucho en la locomoción y la manipulación debido a sus buenas propiedades de fricción dadas por su textura y elasticidad.

Capas de piel

La piel está organizada anatómicamente de la siguiente manera, desde las capas superficiales a las más profundas:

Epidermis

  • Estrato basal
  • Estrato espinoso
  • Estrato granuloso
  • Estrato lucidum
  • Estrato córneo

Dermis

  • Dermis papilar
  • Dermis reticular

Apéndices de la piel

Pelos

Los pelos son estructuras corniformes filamentosas que crecen fuera de la piel y cubren la mayor parte de la superficie del cuerpo. Varias áreas del cuerpo, como las palmas, las plantas, la superficie flexora de los dedos y partes específicas de los órganos reproductivos carecen de pelos. Estos son importantes en la detección, la termorregulación y la protección contra lesiones y radiación solar.

Hay dos tipos principales de pelos: vellosos y terminales. Los pelos vellosos no se proyectan más allá de sus folículos en algunas áreas, sin embargo, son cortos y estrechos y cubren la mayor parte de la superficie del cuerpo. Este tipo de cabello se observa más fácilmente en niños y mujeres adultas y se conoce coloquialmente como «pelusa de durazno». Los pelos terminales son más largos, más gruesos y están más fuertemente pigmentados. Se observan principalmente en hombres pero también en las regiones axilar y púbica de ambos sexos.

Folículo capilar

El folículo piloso es el saco que contiene el cabello, del cual crece. En realidad, es una bajada de la dermis y contigua al epitelio. Los folículos pilosos pasan por una actividad cíclica de crecimiento y pérdida de cabello.

Bulbo capilar

El bulbo piloso es la extremidad más baja del folículo piloso que se ajusta como una tapa sobre la papila dérmica del cabello, encerrándola. La papila del cabello dérmico es un grupo de células mesenquimales que dan lugar a varios capilares, que forman un asa capilar. El bulbo piloso genera el cabello y su vaina interna.

El bulbo consta de dos partes: matriz germinal y bulbo superior. La matriz germinal consiste en queratinocitos pluripotentes, que dan lugar al bulbo superior. A medida que las células de la matriz migran apicalmente y se diferencian aún más, forman varias estructuras y capas. Estructura desde el interior al exterior:

  • Tallo del cabello
    • Médula
    • Corteza
    • Cutícula
  • Vaina de la raíz interna
    • Cutícula
    • Capa de Huxley
    • Capa de Henle
  • Vaina de la raíz externa
  • Membrana vidriosa (membrana basal del folículo piloso)

Puede visualizar estas capas como anillos de árbol en una sección transversal del folículo piloso ya que son cilindros concéntricos. Cada capa encierra completamente la anterior situada más internamente.

Ciclo del cabello y crecimiento

El crecimiento, descanso y desprendimiento de los folículos pilosos ocurre en etapas cíclicas de duración variable. Durante la fase de crecimiento (anágena), los folículos producen un tallo completo de cabello a partir de las células divisorias del bulbo piloso.

Durante la fase de desprendimiento (catágeno), las células epiteliales del bulbo piloso y la vaina de la raíz externa mueren de manera regulada (apoptosis). La diferenciación del tallo del cabello también se detiene, y la parte inferior se sella en una estructura llamada club.

Durante la fase de reposo (telógeno), los folículos pilosos permanecen inactivos. No ocurre diferenciación ni apoptosis. El desprendimiento o la pérdida del cabello del club ocurre cuando se reinicia el ciclo y el folículo piloso en crecimiento empuja al anterior. La tasa promedio de crecimiento del cabello es de entre 0.2 y 0.44 mm en 24 horas.

Uñas

Las uñas son homólogas al estrato córneo de la epidermis y contienen una variedad de minerales, como el calcio. Consisten en cuadrados (escamas) compactos y en capas rellenas de queratina. La disposición y la cohesión de los cuadrados son responsables de la dureza de las uñas. Constan de: la placa de la uña, los pliegues de la uña, la matriz de la uña, el lecho ungueal y el hiponiquio.

La placa de la uña

La placa de la uña es una estructura rectangular y convexa incrustada dentro de los pliegues de la uña. Se origina en las matrices de las uñas, que se encuentran en la base de las uñas. La placa ungueal está completamente libre distalmente a la banda onicodermal (margen distal del lecho ungueal).

Los pliegues de la uña

Los pliegues de la uña son los bordes de la placa de la uña, ubicados lateral y proximalmente, que son continuos alrededor de la placa de la uña. La cutícula (eponiquio) es una extensión del pliegue ungueal proximal ubicado en la cara dorsal de la placa ungueal, que recubre la raíz de la uña.

La matriz de la uña

La matriz de la uña es la estructura a partir de la cual crece la placa de la uña. Las células cornificadas de la matriz se extruyen gradualmente y distalmente para formar la placa de la uña.

El lecho ungueal

El lecho ungueal se extiende entre la lunula (área blanca en forma de media luna del lecho ungueal) y el hiponiquio (área debajo del borde libre de la placa ungueal). El margen distal del lecho ungueal se llama banda onicodermal. Existe una combinación perfecta entre el lecho ungueal y la placa, formando un sello que evita la invasión microbiana y la recolección de escombros. El lecho ungueal consta de dos capas: la epidermis y la dermis. La dermis está unida directamente al periostio de la falange distal y está muy vascularizada. También contiene numerosas terminaciones nerviosas sensoriales, como las terminaciones de Merkel y los corpúsculos de Meissner.

Glándulas sudoríparas

Las glándulas sudoríparas son estructuras tubulares pequeñas ubicadas en la piel. Son glándulas exocrinas, por lo tanto, secretan sustancias en la superficie epitelial a través de conductos. Las glándulas producen sudor, lo cual es importante para la termorregulación. Hay dos tipos de glándulas sudoríparas, ecrinas y apocrinas, y cada una produce un tipo diferente de sudor.

Glándulas sudoríparas ecrinas

La mayoría de las glándulas sudoríparas son ecrinas. Son estructuras tubulares largas, no ramificadas, con una porción secretora altamente enrollada situada en lo profundo de la dermis. Un conducto más estrecho emerge de la glándula y se abre a través de un poro en la superficie de la piel.

Glándulas sudoríparas apocrinas

Estas son glándulas grandes ubicadas específicamente en las axilas, región perianal, pezones, región periumbilical, prepucio, escroto, mons pubis, labios menores, lecho ungueal, pene y clítoris.

Al igual que las glándulas ecrinas, las glándulas apocrinas también consisten en una espiral secretora. Sin embargo, el conducto que emerge de la glándula se abre dentro del canal de pilary sobre el conducto de la glándula sebácea o directamente en la superficie de la piel.

Glándulas sebáceas

Las glándulas sebáceas son pequeñas estructuras saculares ubicadas en la dermis, que cubren la mayor parte del cuerpo. Consisten en un grupo de acinos secretores, que es continuado por un conducto que se abre en el canal de pilary dérmico del folículo piloso. Los conductos también se pueden abrir directamente en la superficie de la piel, como se ve en los labios y la mucosa bucal. Las glándulas sebáceas secretan sebo, que es una secreción grasa. Este es crucial en la barrera epidérmica y el sistema inmunitario de la piel.

Tejido subcutáneo

El tejido subcutáneo, también llamado hipodermis, es una capa de tejido adiposo adherido a la cara profunda de la dermis. Aumenta la movilidad de la piel, aísla térmicamente el cuerpo, actúa como un amortiguador y es una fuente de energía. La hipodermis está llena de nervios subcutáneos, vasos y vasos linfáticos. Contiene específicamente el músculo platisma en la cabeza y el cuello.

Uniones mucocutáneas

Estas son regiones del cuerpo donde hay una transición de la mucosa a la piel. En tales regiones, el epitelio pasa a epidermis, la lámina propia cambia a dermis y el músculo liso se convierte en músculo esquelético. Ocurren en los orificios en áreas como los labios, las fosas nasales, las conjuntivas, la uretra, la vagina, el prepucio y el ano.

Los senos

Los senos, también conocidos como glándulas mamarias, son estructuras prominentes y superficiales en la pared torácica anterior, que se observan especialmente en las mujeres. También ocurren en hombres pero no funcionan. Se encuentran en el tejido subcutáneo que recubre los músculos pectoral mayor y menor.

Suministro de sangre

El sistema tegumentario es suministrado por la circulación cutánea, que es crucial para la termorregulación. Se compone de tres tipos: sistemas cutáneos directos, musculocutáneos y fasciocutáneos. Los cutáneos directos se derivan directamente de los troncos arteriales principales y drenan en los vasos venosos principales. Los vasos musculocutáneos surgen de la vasculatura intramuscular después de perforar los músculos y extenderse en el tejido subcutáneo. Los vasos sanguíneos fasciocutáneos consisten en ramas perforantes de los vasos ubicados profundamente en la fascia profunda. La circulación cutánea consiste en muchas anastomosis capilares y arteriovenosas, particularmente en las extremidades para facilitar la termorregulación.

Inervación

La mayor parte de la inervación del sistema integumentario es para que la piel facilite sus grandes capacidades sensoriales. Estos incluyen los corpúsculos de Pacinia, los corpúsculos de Meissner y una gran variedad de otros receptores para una variedad de estímulos. Los componentes del sistema tegumentario reciben su inervación, principalmente autónoma, a través de los nervios espinales y craneales. Las terminaciones nerviosas se ramifican y forman plexos reticulares en la dermis, inervando los componentes respectivos.

Funciones del sistema tegumentario

Cada capa de la piel contribuye a la función general dentro del cuerpo. El papel más obvio de la piel es proteger al cuerpo de la agresión externa.

Función de barrera

Si bien la piel puede parecer un órgano delicado, su papel estupendo se hace evidente después de que una lesión elimina la piel de una región. De hecho, la prevención de infecciones y la regulación de la temperatura corporal son desafíos importantes en las víctimas de quemaduras. Las capas de células anucleadas fuertemente unidas y fuertemente queratinizadas proporcionan la primera línea de defensa al formar una barrera física. La naturaleza ligeramente ácida de las secreciones de la piel también contribuye a prevenir la colonización patógena. Los lípidos secretados por la piel son otra barrera química que previene la pérdida de agua, especialmente en ambientes secos o calurosos. Alternativamente, la piel también evita que el cuerpo se hinche en un entorno hipotónico. Finalmente, el sistema integumentario contiene células inmunes residentes que son expertas en eliminar infecciones menores.

Termorregulación

Las glándulas sudoríparas son necesarias para la termorregulación, ya sea al sudar durante el ejercicio o al romper la fiebre. El sudor permite que el cuerpo se enfríe. Por otro lado, la piel de gallina que surge de la contracción de los músculos pilotos del retractor puede mantener el cuerpo caliente, especialmente en los mamíferos peludos.

Excreción

El sudor y el sebo también tienen un papel excretor para los metabolitos solubles en agua y grasa, respectivamente. Por ejemplo, el exceso de vitamina B de los suplementos se elimina a través de la orina y el sudor.

Sensación y síntesis química

Las terminaciones nerviosas de la piel ayudan a detectar el tacto, la presión, el calor, el frío, así como la naturaleza e intensidad de los estímulos perjudiciales. La piel también es necesaria para la producción de melanina que previene el daño de los rayos UV, ya sea una quemadura solar o un cáncer de piel. Tras la exposición al sol, además de la producción de melanina, la piel también sintetiza la vitamina D que contribuye a la salud ósea y mejora la densidad ósea.

Enfermedades del sistema tegumentario

Las enfermedades del sistema integumentario pueden surgir de infecciones patógenas, lesiones debidas a la radiación, productos químicos o trastornos genéticos.

La infección bacteriana más común de la piel es probablemente el acné. Conocido vulgarmente como acné, generalmente es un efecto secundario de las glándulas sebáceas hiperactivas. Esto es particularmente cierto durante la pubertad, cuando los poros y las glándulas de la piel pueden obstruirse, lo que lleva al crecimiento bacteriano y la infección. Algunos de estos pueden ser parte de la flora normal de una piel sana, mientras que otros, como los estafilococos, pueden aprovechar una infección existente. Si bien el acné solo causa molestias leves, en el otro extremo del espectro se encuentran enfermedades como la fascitis necrosante, que puede ser mortal incluso con el tratamiento adecuado.

Las infecciones fúngicas de la piel son comunes, especialmente en aquellas regiones donde el sudor y el sebo se acumulan durante largos períodos de tiempo, proporcionando un ambiente rico para el crecimiento de hongos. Estos pueden estar a lo largo de la pretina de los pantalones, las regiones elásticas en vestidos ajustados o ropa interior, y las regiones entre los dedos de los pies, cuando están cubiertos por calcetines sucios o zapatos húmedos. Por lo general, se ven con erupciones escamosas o en forma de anillo, enrojecimiento, picazón, ampollas o con el engrosamiento de la piel. La caspa se considera una infección bacteriana y fúngica del cuero cabelludo.

Una de las infecciones virales más comunes es el herpes. El herpes se puede propagar a través del contacto directo con fluidos corporales. Por lo general, hay períodos de remisión, aunque incluso los pacientes asintomáticos pueden transmitir el virus. Las úlceras bucales surgen del herpes oral y forman ampollas alrededor de la boca.

La piel también puede estar sujeta a trastornos genéticos como la psoriasis o el albinismo. La psoriasis es un trastorno autoinmune y el albinismo surge de una falta total de pigmentos en la piel. Finalmente, la exposición prolongada a los rayos UV puede provocar quemaduras solares o incluso cáncer de piel, especialmente en personas con bajo contenido de melanina en la piel.