Saltar al contenido

Pueblos indígenas del Perú

Perú fue la cuna de antiguas civilizaciones que comenzaron a desarrollarse hace más de diez mil años, en las frías llanuras del altiplano de su territorio. Es por ello que en esta oportunidad, les traemos un listado con los principales pueblos indígenas que existieron en Perú, seguido de un breve artículo donde les explicaremos más sobre la historia precolombina, la conquista española y su posterior independencia.

Principales pueblos indígenas del Perú

Incas

El Imperio Inca fue el imperio más grande de la América precolombina y surgió en las tierras altas del Perú en el siglo XIII, con Cusco como su capital. Sabemos más sobre los incas que cualquier otra cultura peruana por la sencilla razón de que los españoles registraron detalles íntimos del imperio luego de invadir Sudamérica. Estos escritos combinados con una amplia gama de sitios arqueológicos nos han permitido desarrollar una comprensión profunda de su cultura.

Los Incas inicialmente solo gobernaron el Valle de Cusco, en el sur de Perú. Pero un rápido programa de expansión los vio gobernar desde el norte de Colombia hasta el centro de Chile. Aunque poderoso, el imperio duró poco más de 100 años. Una guerra civil que estalló entre Inca Huáscar y su medio hermano Atahualpa en 1525 dividió el imperio y facilitó a los españoles la conquista.

Los incas fueron albañiles prolíficos y muchos de los edificios modernos del Perú están construidos sobre los cimientos que los incas colocaron hace cientos de años. Utilizaron dos estilos de mampostería: poligonal, que parece un gran rompecabezas desigual, y cursos, que parece muy simétrico. Muchos de sus edificios han resistido la prueba del tiempo, ninguno más que en la prolífica ciudadela de Macchu Picchu.

Nazca

La cultura Nazca vivió en el Valle de Ica en el suroeste de Perú en el clima desértico cálido y árido entre el 200 a.C. y el 600 d.C.

Los Nazcas son más conocidos por crear las misteriosas líneas de Nazca que se ven mejor desde el cielo. Estas fueron grabadas en el desierto quitando las rocas golpeadas por el sol para revelar una piedra caliza más pálida debajo. Las líneas representan animales como monos, arañas, peces y lagartos, figuras humanas y también árboles y flores. El más largo se ha medido hasta 200 m de longitud. El misterio de por qué se trazaron estas líneas continúa en el siglo XXI.

Las teorías van desde las líneas que reflejan las correlaciones astronómicas entre las estrellas y la tierra, otras sugieren que son obsequios de obras de arte para los dioses en el cielo, y por ultimo han argumentado que las líneas son pistas de aterrizaje para extraterrestres. Estas son solo algunas de las muchas teorías que se han propuesto, pero ninguna es cuantificable o ampliamente aceptada. Esto se suma al aura mística general de las líneas, ya que es muy probable que las personas que las construyeron nunca las hayan visto en su totalidad.

Jivaroan

Los jivaroanos son una raza muy antigua de la selva amazónica, mayoritariamente reunidos en comunidades en el territorio ecuatoriano y un poco en el norte de la Amazonía del Perú. También llamados Shuar, son conocidos por su salvaje sentido de libertad e independencia; ni los incas, ni los españoles, ni los jesuitas pudieron someterlos o convertirlos. Una de sus tradiciones transmite este sentimiento de indomabilidad: practicaron, hasta la mitad del siglo XX, la reducción de cabezas, las «tsantzas». Esta práctica tenía como finalidad apropiarse de la fuerza y ​​el espíritu de su enemigo.

Machiguengas

Bien descrito en el libro “El hablador”, escrito por Mario Vargas Llosa, la tribu vive mayoritariamente en la parte alta del río Urubamba en la Amazonia. La comunidad transmite su conocimiento a través de historias o vía oral. Las comunidades son estrictamente autóctonas, los jóvenes tienen que dejar su aldea para encontrar a su futura esposa en las aldeas más lejanas.

Cocama

Esta población que vive cerca de dos ríos en la Amazonía peruana ha estado muy mezclada con otras poblaciones durante el boom del caucho (a fines del siglo XIX). Nuevos elementos, en particular su lenguaje, comenzaron a eliminarse en beneficio de elementos “nacionales”, españoles y poscoloniales: la religión cristiana, la medicina “moderna”… Sin embargo, su relativo aislamiento geográfico permitió mantener una autosuficiencia y mucha relaciones sociales particulares (designación del futuro socio, de los líderes de la comunidad, etc…).

Witoto y Bora

Esos dos pueblos, que viven no muy lejos el uno del otro a lo largo de las orillas del río Nanay y el río Amazonia, tienen áreas de influencia mutua nada despreciables, especialmente con sus idiomas. En otros aspectos, ambos pueblos mantienen sus distinciones; los Witoto son exógamos y funcionan con linajes patriarcales y la gente de Bora vive en casas comunales y tiene una visión del mundo aparentemente mucho más profunda.

Yagua

El elemento más distintivo de esta población es el hecho de que continúan cazando con cerbatanas; estereotipo que podemos tener sobre los pueblos amazónicos. Además, los hombres crean su propia ropa con fibras vegetales y las mujeres se pintan la cara con arcilla roja. Las bodas son, como muchos pueblos amazónicos, en cruce entre diferentes clanes; el clan vegetal, el de los animales terrestres, el de los pájaros, etc.

Ticuna

Esta raza es famosa por su fabricación de curare, este veneno mortal con el que recubren sus flechas para matar de inmediato a sus presas. Organizados en diferentes clanes, los ticuna pintan su cuerpo con estos colorantes vegetales, por un lado para fusionarse mejor con la naturaleza durante la caza y también para evitar picaduras de insectos. Su organización social está íntimamente ligada a la relación de la comunidad con la naturaleza circundante.

Orejones

El nombre de esta comunidad amazónica, “paperas”, proviene de grandes discos de madera que se colocan dentro de los lóbulos de las orejas. Ahora, solo hay 200 personas en esta comunidad instaladas a orillas del río Napo.

Asháninca

Este es el grupo más numeroso de la Amazonía peruana pero también es el que conoció más violencia contra su territorio requisado, forzó el desplazamiento poblacional y vio humillada su cultura, su trabajo en las minas y demás explotación del caucho. Toda esta difícil historia había desarrollado un espíritu de exigencia y no sumisión que sigue siendo muy útil en el contexto actual. La otra característica que los hizo famosos es su cosmovisión con varias etapas y la función del Chamán, quienes viajan entre esas diferentes dimensiones gracias a la utilización de plantas consideradas como sagradas como la Coca, Ayahuasca y Tabaco, para curar enfermedades y vencer a los espíritus malos.

Shipibo

El pueblo Shipibo o Shipibo-Conibo es una tribu del Amazonas peruano, conocida por sus grandes habilidades para el arte de la alfarería y la creación de tejidos. Su artesanía se caracteriza por diseños geométricos delgados que recuerdan figuras fractales. Durante celebraciones o ceremonias, dibujan las mismas figuras en cuerpos y rostros con tinturas naturales. Cada comunidad tiene su propio Chamán que usa plantas medicinales y la planta psicoactiva Ayahuasca para realizar ceremonias espirituales.

Q’ero

El pueblo Q’eros es un grupo étnico o comunidad de habla quechua que vive en la región del Cusco, provincia de Paucartambo, a más de 4500m de altitud. Es una comunidad estudiada desde 1950, a la cual también se la denomina como “los últimos incas”. Su organización social y sus tradiciones son de hecho muy cercanas a la de los incas. La mayoría de ellos practican una religión que combina el cristianismo y la religión andina, pero su visión del mundo es lo más cercana posible a la visión del mundo inca.

Uros

Cuando hablamos de la gente de Uros, aludimos a la gente que vivía en las famosas islas flotantes hechas con cañas del lago Titicaca, a 6km de la ciudad de Puno. Los verdaderos últimos Uros dejaron las islas flotantes hechas de juncos durante la década de 1950 y alrededor del 2000, y solo había dos pueblos que hablaban la lengua Uro… Ahora, las islas están habitadas por aymaras que reproducen la forma de vida de los uros para el mayor placer de los turistas.

Quechua

Más que una raza, el quechua es hoy en día una lengua que reúne a varias poblaciones, que viven mayoritariamente en la sierra andina. Los pueblos quechuas provienen originalmente de la región del Cusco y son los antepasados ​​del Imperio Inca. Su lenguaje es el Runa-Simi (Runa = humano, Simi = lenguaje; el lenguaje humano). En realidad, fueron los españoles quienes dieron este nombre a la lengua.

Aymara

Aymara es una palabra que puede designar tanto a personas como a idiomas. La mayoría de las personas que hablan aymara se encuentran en Bolivia (más de 2 millones) y a lo largo de las orillas del lago Titicaca en Perú. Según el especialista en idiomas Rodolfo Cerron-Palomino, el aymara era el idioma oficial de una tribu rival inca.

Breve historia de Perú

Perú precolombino

Gran parte de la costa de Perú es un desierto árido, pero muchos de sus valles están regados por ríos glaciares y arroyos que fluyen por las laderas occidentales de los Andes. Estos valles entre la costa y las montañas alimentaron los primeros asentamientos humanos en Perú y América del Sur. Otras culturas florecieron en el altiplano andino y en el Amazonas.

Aquí les nombramos algunas de las antiguas civilizaciones peruanas: Norte Chico Caral-Supe, El Paraíso, Chavín, Paracas, Moche, Nazca, Tiahuanaco, Wari, Chimú, Inca. También están los grupos culturales de larga data (que no formaron estados pero a veces se superpusieron con ellos), siendo los dos grupos principales el quechua y el aymara, así como un sinnúmero de otros grupos más pequeños.

Muchos de los desarrollos que se atribuyen al Imperio Inca en áreas como la tecnología agrícola, el tejido, la alfarería, el trabajo en oro y plata se remontan a culturas anteriores. Ninguna de las culturas precolombinas de Perú desarrolló un sistema de escritura, pero dejaron una gran cantidad de artefactos, templos e infraestructura como caminos, terrazas y canales de riego.

  • Chavín de Huántar
  • Línea de nazca
  • Chan Chan
  • Tihuanaco (Bolivia)
  • Kuelap

Imperio Inca

Antes de que el Imperio Inca se convirtiera en un imperio, emigraron al fértil Valle de Cusco. Manco Capac se convirtió en el primer rey inca en algún momento del siglo XI. Pero no fue hasta 1438, bajo el reinado de Pachacutec, que el imperio comenzó a expandirse a mayor escala con nuevas áreas incorporadas a través de la conquista, la coerción o la alianza. Machu Picchu fue construido en 1450 como propiedad real para Pachacutec y su linaje.

Hacia 1500, el Tahuantinsuyo se extendía hacia el norte hasta el actual Ecuador cerca de Quito, hacia el oeste hasta el Pacífico, hacia el este hasta el Amazonas y hacia el sur hasta Chile cerca de Santiago. Una extensa red vial denominada Qhaqaq Ñan (Camino Real) permitió la comunicación y distribución de recursos. El Sapa Inca fue venerado como el hijo del Sol, la divinidad más alta. Los pueblos conquistados estaban obligados a aportar mano de obra y tributo a la capital imperial del Cusco. Esto, junto con una guerra civil de sucesión entre los hermanos Huáscar y Atahualpa, formó el contexto que dio la bienvenida a la llegada de los conquistadores españoles a las costas del Perú en la década de 1530.

Conquista y período colonial español

En 1532, los soldados españoles bajo el mando de Francisco Pizarro desembarcaron en Perú con la intención de conquistar un imperio rico en oro y plata, de la misma manera que Hernán Cortés había derrocado el Imperio azteca (1519-21). Pizarro ideó la captura de Atahualpa en Cajamarca en 1532, y luego ejecutó al rey Inca. Las tropas españolas finalmente llegaron a Cusco en noviembre de 1533 e instalaron a Manco Inca Yupanqui (hijo de Huayna Capac) como el nuevo gobernante títere.

En 1535, Pizarro fundó la ciudad de Lima como capital de sus territorios recién conquistados. En Cusco, Manco Inca escapó y organizó un asedio que duró varios meses pero finalmente no tuvo éxito. Después de ganar una importante batalla defensiva en Ollantaytambo en 1537, Manco Inca se retiró al puesto avanzado de Vilcabamba en lo profundo de la jungla donde permaneció el estado neo-Inca hasta 1572.

En 1541, Pizarro fue asesinado en Lima por su antiguo socio Diego Almagro. En 1542, España creó el Virreinato del Perú, que comprende la mayor parte de América del Sur excepto Brasil. La población indígena del Perú disminuyó drásticamente durante el período inicial de la colonización como resultado de las epidemias de enfermedades europeas. También fueron sometidos a los esfuerzos de evangelización religiosa y las demandas laborales de una pequeña clase recién establecida de terratenientes europeos.

En 1569 llegó el virrey Francisco Toledo para administrar las colonias. Instituyó amplias reformas que racionalizaron la explotación de los pueblos indígenas no propietarios de tierras durante los siguientes doscientos años. En la década de 1700, las reformas borbónicas buscaron restaurar y reforzar el poder de la Corona española a expensas de las élites criollas nativas. Pero el efecto fue alimentar los movimientos por la independencia en las colonias españolas.

Independencia

Para la gran mayoría del pueblo peruano, la independencia trajo pocos cambios. Las posiciones políticas y económicas de poder todavía estaban monopolizadas por una minoría de la élite descendiente de españoles. La esclavitud no fue abolida hasta 1845, como parte de las reformas instituidas por el presidente Ramón Castilla, que también incluyeron la construcción de un sistema ferroviario. Además, las exportaciones de guano revivieron las arcas de la ciudad y proporcionaron fondos para la construcción de edificios públicos, mercados, hospitales y cárceles.

En 1873, Perú se involucró en la Guerra del Pacífico con Chile y Bolivia, cada uno de los cuales reclamó tierras ricas en salitre en el norte del desierto de Atacama. La guerra terminó en 1883, pero no después de que las tropas chilenas invadieran y ocuparan la ciudad capital de Lima.