Saltar al contenido

Aparato respiratorio

Como ya sabemos, el cuerpo humano está formado por distintos sistemas. A continuación nos centraremos en el aparato respiratorio, aprenderemos que es, como se compone, y cuáles son sus principales enfermedades.

Aparato respiratorio, ¿qué es?

El aparato respiratorio es el encargado de proporcionar el oxígeno (O2) que nuestro cuerpo necesita y despedir el gas carbónico o bien llamado dióxido de carbono (CO2) que se produce en todas las células del cuerpo humano durante el proceso de  respiración. Es el sistema que gestiona el intercambio de gases entre la sangre y la atmosfera.

La respiración es un proceso en donde, de manera automática e involuntaria, se detrae el oxígeno del aire inspirado y luego se expulsan los desechos a través del aire espirado. La sangre es la encargada de realizar el transporte de ambos gases, es decir, tanto del oxígeno como del dióxido de carbono.

Función del aparato respiratorio

El aparato respiratorio que también se puede conocer como sistema respiratorio es un conjunto de órganos y conductos que encontramos en el cuerpo de los seres vivos. Al respirar, lo que buscamos es obtener el oxígeno del aire, es decir un gas que es esencial para desarrollarse y que nuestras células puedan vivir. El sistema respiratorio permite que el oxígeno ingrese en el cuerpo y luego elimina a través de la exhalación (espiración) el dióxido de carbono que sería el desecho que resta después que las células utilicen el oxígeno.

La energía que necesitan las células de los seres humanos para poder vivir, proviene de los alimentos que consumimos, pero para que estos alimentos puedan convertirse en energía se necesita del oxígeno que generamos a través del proceso de la respiración. Cuando se libera la energía, se producen los desechos que vamos a eliminar de nuestro cuerpo a través del dióxido de carbono que liberamos al exhalar.

Los órganos que forman parte de este sistema respiratorio son: la nariz, la faringe, la laringe, la tráquea, los bronquios, diafragma y los pulmones.

Durante el proceso de la respiración, el aire ingresa a nuestro cuerpo a través de la nariz o de la boca. Al ingresar por la nariz, es filtrado, se humedece y se calienta, luego pasa de la faringe a la laringe y de esta última a la tráquea.

Una vez en la tráquea, se ramifica hacia los dos bronquios, pasa a los bronquiolos y sigue el camino hasta los pulmones. Al llegar a los pulmones, se dirige hasta los alveolos y es aquí donde se produce el intercambio de gases: entrega a la sangre el oxígeno que trae y toma de la misma el dióxido de carbono (desecho). Una vez que se captura el dióxido de carbono comienza nuevamente el cambio pero de manera inversa, para poder expulsar dicho gas de nuestro cuerpo.

Partes del aparato respiratorio

Dentro de los órganos que componen el en aparato respiratorio podemos encontrar:

  • Nariz: a través de la nariz el aire del exterior ingresa a nuestro cuerpo. Las fosas nasales son las encargadas de filtrar y limpiar el aire de grandes partículas, por medios de los llamados fimbrias, unos pelitos que se ocupan de dicha función. En la nariz, por medios de los vasos sanguíneos que emiten calor, se calienta el aire que va a ingresar, evitando de este modo que el aire llegue frio a los pulmones.
  • Faringe: es un órgano común del aparato respiratorio y del aparato digestivo, que se ocupa de humedecer el aire luego de que ingresa por la nariz. Conducto que permite la comunicación entre las fosas nasales, la cavidad bucal, el oído medio, la laringe y el esófago.

  • Laringe: En la laringe encontramos las cuerdas vocales. La misma está cubierta por la epiglotis, encargada de cerrar el conducto cuando ingerimos alimentos para evitar que los mismos pasen a las vías respiratorias.
  • Tráquea: La tráquea se encuentra por delante del estómago. La misma esta compuesta por los cilios, los encargados de expulsar hacia la faringe el polvo que haya podido ingresar. Este órgano siempre permanece abierto gracias a los anillos cartilaginosos que la componen. La tráquea finaliza en dos ramificaciones que conectan a los bronquios.
  • Bronquios, bronquiolos y alveolos: Los bronquios ingresan a los pulmones, en donde se ramifican y dan lugar a los bronquiolos. Cada uno de estos bronquiolos posee varios alveolos pulmonares, los cuales están cubiertos de vasos sanguíneos y a través de estos se produce el intercambio de gases.
  • Pulmones: se encuentran ubicados en el tórax, a ambos lados del corazón y están protegidos por las costillas. El pulmón derecho está formado por tres lóbulos y en cambio el izquierdo está formado por dos ya que comparte el espacio del tórax junto con el corazón, por ende es más pequeño.
  • Diafragma: Es un musculo grande y delgado, ubicado debajo de los pulmones. La función principal que cumplen es contraerse y desplazarse hacia abajo durante la inhalación y relajarse durante la exhalación.

 

Enfermedades el aparato respiratorio

Las enfermedades respiratorias son unas de las principales causas de consultas médicas en todo el mundo y se convierten en las primeras causas de mortalidad. Si bien son enfermedades que afectan a toda la población, principalmente afectan a los menores de 5 años y mayores de 65 años. Veamos algunas de ellas:

  • EPOC: Esta enfermedad pulmonar obstructiva crónica se genera principalmente por el consumo del tabaco. El humo del cigarrillo provoca que se tapen las vías aéreas y se genere una destrucción en el tejido pulmonar provocando la aparición de enfisemas.
  • ASMA: Es una enfermedad provocada por la inflamación de las vías respiratorias, esto genera que se produzcan más cantidades de mucosa y cause problemas en la respiración. Generalmente se caracteriza por dolor en el pecho, sensación de ahogo, dificultad para respirar.
  • CÁNCER DE PULMÓN: Su causa principal es el tabaquismo. Se genera el crecimiento de células cancerosas dentro del pulmón.
  • BRONQUITIS: Es la inflamación del revestimientos de los bronquios. En ciertas ocasiones puede provocar disnea (sensación de asfixia).
  • NEUMONÍA: Es una enfermedad respiratoria que provoca la infección de los alveolos pulmonares. Esta infección es causada por virus o bacterias.
  • GRIPE – INFLUENZA: Enfermedad viral respiratoria que por lo general aparece durante los meses más fríos del año. La misma se transmite por contacto con secreciones de personas infectadas que eliminan gotitas al toser o estornudar o bien contacto con superficies contaminadas con dichas secreciones.

Recomendaciones para cuidar el aparato respiratorio

Como todos órganos y aparatos de nuestro cuerpo es de vital importancia que lo cuidamos y protejamos de la mejor manera. Para esto detallamos una serie de recomendaciones que permitirán que nuestro cuerpo se encuentre saludable.

  • Es muy importante mantener limpias las vías respiratorias y eliminar el exceso de mucosidad.
  • Vacunación: para ciertas enfermedades virales tales como la neumonía o la gripe existe la vacuna para la prevención. Es importante aplicarla, sobre todo para personas que conforman el denominado grupo de riesgo de la población.
  • Hacer ejercicio físico.
  • Higiene de manos.
  • Respirar aire puro, evitar la contaminación.
  • No fumar. El humo del tabaco genera una película en los alveolos que provoca que el intercambio de gases no se gestione con normalidad. Además es una de las principales causas del cáncer de pulmón y de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica.
  • Protegernos del frío.
  • Hidratación adecuada: ayuda al proceso de respiración y a evitar adquirir posibles enfermedades. Permite expulsar las toxinas del sistema respiratorio.