Saltar al contenido

Verbos (tipos, ejemplos y oraciones)

Los verbos son palabras que expresan estados, procesos o acciones realizadas por el sujeto de la oración (un sustantivo o pronombre). Estos siempre concuerdan con el sujeto de la oración en persona y número, y suelen ir acompañados de elementos adicionales que dan información sobre la forma en que ocurrió la acción o qué actores intervinieron.

Tipos de verbos

1. Infinitivos

Los infinitivos son verbos en su forma más básica, tal como los encuentras en los diccionarios. Estos por sí mismos no te dicen nada sobre quién o qué está realizando la acción de un verbo o cuándo. Algunos ejemplos incluyen hablar, cantar y vivir. Estos pueden funcionar como verbos o sustantivos.

Ejemplos: cocinar, saltar, llamar y gritar.

2. Verbos -Ar, -Er e -Ir

Cada verbo encaja en uno de estos tipos según las dos últimas letras de su infinitivo. En español no hay verbo que termine en otra cosa que no sea una de estas tres combinaciones de dos letras. Incluso los verbos inventados o importados como surfear y snowboardear requieren una de estas terminaciones. La distinción entre los tipos es que se conjugan en función de la terminación.

Ejemplos: tener, parir, morir, matar y tragar.

3. Verbos Regulares e Irregulares

La gran mayoría de los verbos -ar se conjugan de la misma manera, y lo mismo ocurre con los otros dos tipos de terminación. Estos son conocidos como verbos regulares. Desafortunadamente para los estudiantes de español, cuanto más se usa un verbo, más probable es que no siga el patrón regular, siendo irregular.

Ejemplos verbos regulares: amar, girar, tirar, recoger.

Ejemplos verbos irregulares: colgar, poner, sentir, morir.

4. Verbos defectuosos e impersonales

El término verbo defectuoso generalmente se usa para referirse a un verbo que no se conjuga en todas sus formas. En español tradicional, por ejemplo, «abolir» tiene un juego de conjugación incompleto. Además, «soler» (usualmente hacer algo) no existe en todos los tiempos. La mayoría de los verbos defectuosos también son verbos impersonales, lo que significa que su acción no la realiza una persona o cosa distinta. Los más comunes son los verbos meteorológicos como llover y nevar. Dado que no hay una razón lógica para usar formas que signifiquen algo como «nosotros llovemos» o «ellos nievan», tales formas no existen en el español estándar.

Ejemplos: Abolir, soler, llover y nevar.

5. Verbos transitivos e intransitivos

La distinción entre verbos transitivos e intransitivos es tan importante para la gramática española que la clasificación se da en la mayoría de los diccionarios: vt o vtr para verbos transitivos y vi para verbos intransitivos. Los verbos transitivos requieren un objeto para formar una oración completa, mientras que los verbos intransitivos no.

Por ejemplo, «levantar» es transitivo y se debe usarse con una palabra que indique lo que se levanta. En «Levantó la mano», el objeto es mano. Un ejemplo de verbo intransitivo es roncar, ya que no puede tomar un objeto.

Algunos verbos pueden ser transitivos o intransitivos según el contexto. La mayoría de las veces, por ejemplo, dormir es intransitivo,. Sin embargo, dormir, también puede significar poner a alguien a dormir, en cuyo caso es transitivo.

Ejemplos transitivos: abrazó, admiró, ama y apaga.

Ejemplos intransitivos: cerrar, usas, duerme y sonrió.

6. Verbos reflexivos o recíprocos

Un verbo reflexivo es un tipo de verbo transitivo en el que el objeto del mismo es también la persona o cosa que realiza la acción del verbo. Por ejemplo, si me pongo a dormir, podría decir «Me durmí», donde durmí significa «me pongo a dormir» y me significa «yo mismo». Muchos verbos que se usan de manera reflexiva se enumeran en los diccionarios agregando -se al infinitivo, creando palabras como dormirse y encontrarse.

Los verbos recíprocos toman la misma forma que los verbos reflexivos, pero indican que dos o más sujetos interactúan entre sí. Ejemplo: Se golpearon uno al otro.

Ejemplos: acostarse, bañarse, cepillarse y enojarse.

7. Verbos copulativos / de enlace

Un verbo copulativo o de enlace es un tipo de verbo intransitivo que se usa para conectar el sujeto de una oración con una palabra que lo describe o dice lo que es. Por ejemplo, el «es» en «La niña es guatemalteca» es un verbo de enlace. Los ejemplos más comunes son: ser, estar y parecer. Los verbos que no son copulativos se conocen en español como verbos predicativos.

Ejemplos: soy, estás, estamos y somos.

8. Participios pasados

Un participio pasado es un tipo de participio que se puede usar para formar los tiempos perfectos. Aunque la mayoría termina en -ado o -ido, varios participios pasados ​​son irregulares. Al igual que en inglés, los participios pasados ​​​​también se pueden usar generalmente como adjetivos. Por ejemplo, el participio pasado «quemado», del verbo «quemar», ayuda a formar el tiempo presente perfecto en «He quemado el pan» pero es un adjetivo en «No me gusta el pan quemado». Los participios pasados ​​pueden variar en número y género como otros adjetivos.

Ejemplos: dicho, hecho, quemado, vuelto y puesto.

9. Gerundios

Los participios adverbiales presentes, a menudo conocidos como gerundios, terminan en -ando o -endo como el equivalente aproximado de las formas verbales «-ing» en inglés. Se pueden combinar con formas de estar para hacer formas verbales progresivas: «Estoy viendo la luz». A diferencia de otros tipos de participios, los gerundios en español también pueden funcionar como adverbios. Por ejemplo, en «Corrí viendo todo», viendo describe cómo ocurrió la carrera.

Ejemplos: cantando, soñando, amando y cayendo.

10. Verbos auxiliares

Los verbos auxiliares se usan con otro verbo para darle un significado vital, como un tiempo verbal. Un ejemplo común es «haber», que se usa con un participio pasado para formar un tiempo perfecto. Por ejemplo, en «He comido», la forma él de haber es un verbo auxiliar. Otro auxiliar común es estar como en «Estoy comiendo».

Ejemplos: haber, ser, llevar e ir.

11. Verbos de acción

Como su nombre indica, los verbos de acción nos dicen qué está haciendo alguien o algo. La gran mayoría de los verbos son de este tipo, ya que incluyen verbos que no son verbos auxiliares ni verbos de enlace.

Ejemplos: adaptar, crear, aplicar, determinar y ejecutar.

12. Verbos simples y compuestos

Los verbos simples consisten en una sola palabra y los verbos compuestos o complejos usan uno o dos verbos auxiliares y un verbo principal e incluyen las formas perfectas y progresivas mencionadas anteriormente. Algunos ejemplos son: había ido, estaban estudiando y habría estado buscando.

Ejemplos verbos simples: cantar, beber y vivir.

Ejemplos verbos compuestos: han comido, hemos cantado y ha caminado.

13. Verbos de indicativo, subjuntivo e imperativo

Estas tres formas, conocidas colectivamente como referencias al estado de ánimo de un verbo, indican la percepción que tiene el hablante de la acción de un verbo. En pocas palabras, los verbos indicativos se usan para cuestiones de hecho; los verbos en subjuntivo a menudo se usan para referirse a acciones que el hablante desea, duda o tiene una reacción emocional; y los verbos imperativos son mandatos.

Ejemplos: leyó, leé y lea.

Ejemplos de oraciones y sus verbos

  • Matías lanzó una pelota al aire
  • Juan Ignacio se enamoró de Camila
  • Los chicos aman jugar al futbol
  • Quiero irme de aquí ahora mismo
  • Debes hablar mas despacio y pausado
  • Agustina baila como los dioses
  • Ramón no sabe cómo teñir su remera de negro
  • Gaspar sabe que su madre le tirará la ropa si no la busca pronto
  • Delfina ama jugar a las barbies con sus amigas