Saltar al contenido

Ejercicios de Grafomotricidad (actividades y fichas)

Uno de los avances más importantes de la humanidad de todos los tiempos ha sido la escritura. La misma nos permite transmitir nuestro conocimiento y distintos tipos de datos a través del tiempo y del espacio. Con ella podremos expresar nuestros pensamientos y hacerlos llegar a los demás de una manera clara y precisa. Sin embargo la capacidad de leer y de escribir hay que adquirirla y practicarla.

Con relación a la escritura, para poder desarrollarla se necesita de la capacidad de realizar una serie de movimientos precisos, esta capacidad se denomina grafomotricidad.

¿Qué es la grafomotricidad?

La grafomotricidad es el conjunto de movimientos manuales adquiridos y  necesarios para poder escribir. Se incluye a estos movimientos dentro del desarrollo del motor fino, que es la capacidad de poder mover las manos y los dedos de una manera coordinada. Por este motivo es que la grafomotricidad es una habilidad que necesita de una gran nivel de precisión y de control, el cual debe adquirirse de a poco y con la practica a los largo de la vida.

Para poder trabajar esta capacidad se necesita del desarrollo y la coordinación de aspectos motores y aspectos perceptivos. La grafomotricidad se inicia con los primeros trazos infantiles de a poco, hasta que el niño pueda conseguir dominar el espacio y los instrumentos, por eso que es necesario que en primer lugar se aprendan los movimientos de pinza y de agarre de objetos cada vez más pequeños.

Otro de los aspectos fundamentales en el desarrollo de la grafomotricidad es el poder aprender a diferenciar entre elementos, tener capacidad de representación y poder tener una orientación con relación a las direcciones.

A medida que pasa el tiempo y con el crecimiento, estos procesos se van realizando de manera automática, lo que nos permite comenzar a profundizar y mejorar la finura y la precisión que se necesita para una buena escritura.

¿Cómo se desarrolla la grafomotricidad?

La grafomotricidad es una habilidad que requiere de un gran proceso de aprendizaje, por medio del cual vamos incorporando nuevos movimientos y aprendemos a dominarlos para poder desarrollas la escritura.

Las primeras manifestaciones de la expresión grafica comienzan por lo general al año y medio de vida, donde aparecen los primeros garabatos. Durante este tiempo el niño actúa con descontrol ya que no existe una coordinación. Cerca de los dos años comienza a utilizarse el codo en la realización de trazos para realizarse garabatos circulares. Durante esta edad aun no se coordinan los ojos y las manos.

A partir de aquí de a poco se comienza a controlar el control de la muñeca y la fuerza de la mano y también los niños comienzan a seguir con los ojos el movimiento que realiza con la mano. Es asi que comienzan los primeros trazos independientes.

Luego de los tres años ya comienza el intento de comenzar a controlar el movimiento de la mano y por coordinarla para realizar un trazo dirigido. Durante esta edad los niños ya comienzan a combinar los colores y a centrar el movimiento para que el mismo no salga del papel.

A partir de los seis años, ya se comienza en una etapa presilabica, se diferencian los dibujos pictóricos de los trazos que intentan representar las letras o los números. Si bien comienzan con trazos bastantes separados entre si, de a poco comienza a organizarse y a alinearse para poder permitir la lectura.  De esta manera se comienza con una escritura silábica  en donde cada grafía representa una silaba en particular. A medida que se va mejorando el trazo se genera la etapa de transición hacia una escritura alfabética.

A medida que pasan los años se va mejorando la letra y se incorporan más grafías que pueden ser más pequeñas y precisas.

Fichas de grafomotricidad para prescolar

La base de la educación grafomotora es la psicomotricidad fina, por lo que lo primero que debe aprenderse y realizar son las  actividades para poder desarrollar la destreza de las manos y de los dedos, como así también la coordinación visomanual. Durante la etapa del desarrollo prescolar es importante que el niño pueda comenzar a adquirir destrezas con las manos y los dedos.  A continuación dejamos ideas de ejercicios para que puedan comenzar con el desarrollo de estas habilidades.

Ejercicios para el desarrollo de la destreza de las manos

– Tocar palmas, en un principio de manera libre y luego siguiendo un ritmo.

– Llevar uno o más objetos en equilibrio en la palma de la mano, primero en una mano, luego en las dos.

– Realizar una especie de “caminos” libremente sobre la arena y/o sobre el agua.

– Realizar gestos con las manos acompañando a las canciones infantiles.

– Realizar giros con las manos, primero con los puños cerrados y luego con los dedos extendidos.

– Mover las dos manos simultáneamente en varias direcciones.

– Imitar con las manos los movimientos de animales, por ejemplo un león moviendo las garras, un pájaro volando, o bien de distintos objetos como las aspas del molino o las hélices de un helicóptero.

Ejercicios para desarrollar la destreza de los dedos

– Abrir y cerrar los dedos de la mano, primero comenzar de manera simultanea y  luego ir alternándolas y aumentando la velocidad.

– Juntar y separar los dedos, en primer instancia de manera libre y luego siguiendo órdenes.

– Tocar cada dedo con el pulgar de la mano correspondiente e ir aumentando la velocidad.

– Enroscar y desenroscar tapas, botes o tuercas.

– Rasgar y recortar con los dedos, recortar con tijeras.

– Atar y desatar lazos.

– Manipular objetos pequeños

– Modelar con plastilina bolas, cilindros, entre otros.

Una vez que el niño ya comienza posee las habilidades de control y manejo de sus manos y dedos, es hora de comenzar con los seguimientos de trazos y colorear. A continuación dejamos fichas de ejercicios para poner en practica la geomotricidad.

 

Ejercicios de Grafomotricidad para primaria

Descargar: Ejercicios de Grafomotricidad

La grafomotricidad en la educación

Tal como explicábamos anteriormente, el principal objetivo de la grafomotricidad es que el niño puede incorporar las habilidades que son necesarias para que puede lograr expresarse por medio de la escritura, es decir signos escritos. Para poder lograr estas habilidades existen distintos ejercicios que permiten un mejor dominio del antebrazo, de la muñeca, de la mano y principalmente de los dedos.

A medida que van creciendo, el niño logra controlar cada vez más su cuerpo y el control del trazo es el ultimo escalón en el desarrollo grafomotor. El niño comienza con un trazo libre que le permite dominar el espacio y amigarse con los utensilios básicos para luego poder ir incorporando pautas determinas y trazos dirigidos. Dentro de estas pautas podemos encontrar:

– El manejo de los útiles: los primeros son la mano, los dedos, esponjas, tizas, pinceles

gruesos, ceras, y por ultimo se incorporan los lápices.

– El desplazamiento correcto en el espacio gráfico: esto quiere decir de izquierda-derecha y de arriba-abajo.

– Los movimientos de base: implica el comenzar con trazos verticales es decir de arriba abajo, y luego horizontales es decir de izquierda a derecha, oblicuos, bucles hasta lograr  adquirir la imagen motriz de las letras, las silabas, entre otros.

Los ejercicios realizados durante este comienzo, deberán ser manera libre, sin marcar limites y de forma rígida.  La lecto escritura es un proceso bastante completo que involucra varios aprendizajes y descubrimientos previos. Durante esta etapa los niños deben explorar y descrubrir los diferentes usos de la lectura y de la escritura como un mono de comunicación, de información, de representación, de fantasía, etcétera.