Saltar al contenido

¿Sabes qué es la ética?

La ética o filosofía moral es la rama de la filosofía que estudia la conducta humana, ​​ lo correcto y lo incorrecto, ​​ lo bueno y lo malo, ​la moral, ​ el buen vivir, ​ la virtud, la felicidad y el deber.

La ética es un análisis sistemático y crítico de la moralidad, de los factores morales que guían la conducta humana en una determinada práctica o sociedad. En este post te acercamos una buena cantidad de frases e imágenes sobre ética para compartir en las redes o tus allegados.

Qué es la ética?

La ética es una disciplina de la filosofía que estudia el comportamiento humano y su relación con las nociones del bien y del mal, los preceptos morales, el deber, la felicidad y el bienestar común.

La ética reflexiona acerca de las conductas morales del ser humano y sus efectos en la sociedad. También nos permite diferenciar lo correcto de lo incorrecto, y se relaciona con valores como la responsabilidad, la honestidad, el respeto o el compromiso a fin de ser buenos ciudadanos.

La palabra ética deriva del griego êthos, que se traduce como ‘modo de ser’ o ‘carácter’, que a su vez deviene de ethos, traducida como «costumbre» y «hábito».

Estudio de la ética y sus ramas

La ética es una parte de la filosofía que se dedica a la reflexión moral, y se divide en tres ramas o tipos: la metaética, la ética normativa y la ética aplicada. La ética también se puede clasificar de acuerdo a las corrientes filosóficas.

La metaética, la ética normativa y la ética aplicada son tres ramas de la ética, según la clasificación expuesta por el filósofo J. Fieser. Estas ramas responden a diferentes objetivos y metodologías.

Metaética

La metaética se aboca al estudio del origen y el significado de los conceptos morales. Los límites del campo de estudio de la metaética no están claramente definidos, pues se propone una visión de conjunto de la disciplina.

Hay dos grandes líneas de estudio de la metaética:

Enfoques metafísicos: analiza si la noción de bien es objetiva o subjetiva, es decir, si el bien existe independientemente del ser humano o si es una invención cultural.

Enfoques psicológicos: estudia las cuestiones psicológicas involucradas con la ética. Por ejemplo, el deseo de aprobación social, el miedo al castigo, el alcance de la felicidad, etc.

Ética normativa

La ética normativa estudia los valores morales a fin de construir estándares mínimos que orienten la conducta de las personas hacia el bien común.

Hay tres grandes líneas de investigación dentro de la ética normativa.

Las teorías de la virtud: proponen cultivar la virtud como fin en sí mismo, por medio de los buenos hábitos del carácter.

Las teorías del deber: llamadas también deontologías, se basan en principios obligatorios, como cumplir con las responsabilidades, independientemente de las consecuencias.

Las teorías consecuencialistas: estudian la relación de las acciones con las consecuencias acarreadas, evaluando el coste-beneficio del proceder ético.

Ética aplicada

La ética aplicada estudia y aplica las cuestiones éticas a situaciones concretas. Para que pueda hablarse de ética aplicada, deben cumplirse dos condiciones: que se aborde una cuestión moral y que el tema sea controversial.

Como ejemplos de ética aplicada podemos mencionar los siguientes:

Ética jurídica: orienta los principios que conducen la práctica del derecho. Algunos de sus temas son el secreto profesional, el derecho a la defensa, entre otros.

Ética médica: estudia y determina cuáles son las acciones correctas que debe tomar un profesional de la salud frente a situaciones de conflicto entre la moral y el deber profesional.

Ética de la ingeniería: se relaciona con el riesgo y la seguridad de los proyectos de ingeniería en cualquiera de sus áreas.

Ética docente: establece principios y derechos por los cuales el maestro o profesor debe regir su actividad docente así como su relación con los alumnos y con la comunidad educativa.

Ética militar: establece criterios para la acción militar responsable, a fin de limitar lo más posible el uso de la violencia de Estado. Por ejemplo, cómo intervenir en las manifestaciones civiles.

Historia y origen de la ética

El estudio de la ética se remonta a los orígenes mismos de la filosofía en la Antigua Grecia, y su desarrollo histórico ha sido amplio y variado. A lo largo de la historia ha habido diversas maneras de entender la ética y distintas propuestas morales orientadoras de la vida humana.

La ética como problema filosófico es objeto de estudio de pensadores y filósofos desde la Antigüedad. Filósofos como Platón (c. 427-347 a. C.) y Aristóteles (384-322 a. C.) estudiaron la conducta humana y los códigos bajo los que se rige. Obras como Gorgias, Fedón y República, de Platón, trabajan problemas éticos como el hedonismo, la vida después de la muerte y la ética pública, respectivamente.

En su Ética nicomáquea, Aristóteles presenta el primer tratado de ética propiamente dicho de la historia. La ética aristotélica trata sobre la forma en que se debe alcanzar la felicidad como fin último del ser humano, y relaciona la felicidad con las virtudes y la autonomía material y física.

En la Edad Media la ética unió la búsqueda de la felicidad con la doctrina cristiana según los diez mandamientos. El rol de la ética durante este período fue interpretar de modo correcto las sagradas escrituras. Gracias a ello apareció la idea de la caridad como fin último del ser humano, adquirida al vivir a través del Evangelio y teniendo a Dios como bien supremo y máxima plenitud. Se destacan las obras de pensadores religiosos como Agustín de Hipona (354-430) y Tomás de Aquino (1224-1274).

Durante la Edad Moderna se impuso la necesidad de construir un modelo ético, que respondiera a la razón. Los grandes filósofos modernos, como René Descartes (1596-1650), Baruch Spinoza (1632-1677) y David Hume (1711-1776), trabajaron en distintas cuestiones éticas y morales, tal como se observa en la Ética de Spinoza.

Los siglos XIX y XX, escenarios de las Grandes Guerras, vieron a una sociedad harta de los mandamientos tradicionales y las ideas y conductas que se desprendían de las leyes y códigos morales vigentes.

Qué es el código de ética?

Puede definirse a la ética como la ciencia del comportamiento moral, ya que estudia y determina cómo deben actuar los integrantes de una sociedad.

Un código, por su parte, es una combinación de signos que tiene un determinado valor dentro de un sistema establecido. En el derecho, se conoce como código al conjunto de normas que regulan una materia determinada.

Un código de ética, por lo tanto, fija normas que regulan los comportamientos de las personas dentro de una empresa u organización. Aunque la ética no es coactiva , el código de ética supone una normativa interna de cumplimiento obligatorio.

No divulgar información confidencial, no discriminar a los clientes o los compañeros de trabajo por motivos de raza, nacionalidad o religión y no aceptar sobornos, por ejemplo, son algunos de los postulados que suelen estar incluidos en los códigos de ética.

Las normas mencionadas en los códigos de ética pueden estar vinculadas con las normas legales. El principal objetivo de estos códigos es mantener una línea de comportamiento uniforme entre todos los integrantes de una empresa.

Al incluir instrucciones por escrito, no resulta necesario que un directivo explique a cada momento cuáles son las obligaciones que tiene un empleado.

Moral y ética

La ética está relacionada con el estudio fundamentado de los valores morales que guían el comportamiento humano en la sociedad, mientras que la moral son las costumbres, normas, tabúes y convenios establecidos por cada sociedad.

La relación entre ética y moral estriba en que ambas son responsables de la construcción de la base que guiará la conducta del hombre, determinando su carácter, su altruismo y sus virtudes, y de enseñar la mejor manera de actuar y comportarse en sociedad.

Aunque ambas palabras suelen relacionarse, remiten a conceptos diferentes.