Saltar al contenido

¿Sabes qué es un fósil?

Los fósiles son los restos o vestigios de vida antigua que se han conservado mediante procesos naturales. Ejemplos de ellos pueden ser conchas, huesos, huellas de animales grabadas en piedras, microbios, exoesqueletos, objetos conservados en ámbar, madera petrificada, carbón, cabello, petroleo y restos de ADN.

¿Qué son los fósiles?

En términos generales, un fósil es cualquier evidencia de vida vegetal o animal pasada que se conserva en el material de la corteza terrestre. Pero cuando la mayoría de la gente habla de fósiles, se refiere a una subsección específica de este grupo: fósiles en los que se ha conservado la forma del animal o la planta, mientras que la materia orgánica real de su cuerpo ha desaparecido. Estos asombrosos restos, que datan de tiempos prehistóricos, se formaron muy lentamente por procesos geológicos dinámicos.

Formación de un fósil

En la mayoría de los casos, el proceso de fosilización comenzó cuando una planta o un animal murió y rápidamente se cubrió de sedimentos, generalmente en el fondo de un cuerpo de agua. Los sedimentos sueltos protegieron los restos corporales de los elementos, las bacterias y otras fuerzas que causan el desgaste y la descomposición. Esto ralentizó el proceso de descomposición de modo que algunos de los restos (en la mayoría de los casos, solo material duro como huesos o conchas) se conservaron durante miles de años. Durante este tiempo, las capas de sedimento continuaron acumulándose sobre el hueso convirtiéndose en rocas duras y sólidas.

Algún tiempo después de que se formara esta capa de roca dura, el agua se filtró a través de la misma y lavó los restos conservados. Como la ésta era dura y rígida, no cayó al espacio vacío donde solían estar los restos, sino que se formó un molde natural del animal, conservando perfectamente la forma de los restos originales.

En algunos casos, el agua de filtración llevó minerales al molde. Estos últimos se endurecieron para hacer un molde natural de la forma, al igual que un artista podría hacer un molde de una escultura para luego llenar con yeso. Todo el material orgánico original desapareció, pero la naturaleza dejó una reproducción mineral precisa de los restos vegetales o animales. En los casos en que los minerales no llenaron el molde, los paleontólogos pueden llenarlos ellos mismos, creando una figura artificial.

Este es solo un escenario de la creación de fósiles, por supuesto: hay todo tipo de otras formas en que la naturaleza podría formar uno. Muchos insectos prehistóricos, por ejemplo, se han fosilizado en ámbar. Este tipo de fosilización ocurrió cuando el insecto fue envuelto en la savia líquida de un árbol. Al igual que los sedimentos en el fondo de un cuerpo de agua, el material de la savia protegió al insecto de la descomposición y finalmente se endureció. Los fósiles de animales también se encuentran en pozos de alquitrán, pantanos, arenas movedizas y cenizas volcánicas.

Otro tipo de fósil interesante es la madera petrificada. La madera petrificada generalmente se forma cuando los árboles caen a un río, donde se saturan y luego se entierran en lodo, ceniza, limo y otros materiales. Los minerales, como la sílice de la ceniza volcánica, se filtran en el árbol y llenan los poros diminutos de las células de la madera. Esto cambia la composición general de la misma, convirtiéndola en material pétreo, conservando su estructura original. La variedad de minerales en la madera petrificada crea llamativos colores vivos.

Además de los restos corporales de plantas y animales fosilizados, los paleontólogos estudian huellas y senderos de animales fosilizados, e incluso excrementos de animales fosilizados (llamados coprolitos). Estos fósiles son esclarecedores porque revelan algo sobre cómo se movían los animales prehistóricos y qué comían.

El registro fósil, la colección total de fósiles en el mundo, es extraordinariamente importante para nuestra comprensión de la historia de la Tierra. Los fósiles nos dicen qué plantas y animales existieron en tiempos prehistóricos y dónde vivieron. También nos cuentan algo sobre cuando vivieron y cómo lo hicieron. Basándose en la posición de los fósiles en las capas de la corteza terrestre, los paleontólogos pueden determinar qué animales son anteriores a otros animales y qué animales vivieron al mismo tiempo.

Usando la datación por carbono, los paleontólogos a veces pueden estimar la edad de los fósiles. Esto proporciona la edad de la capa de roca donde se encontró el fósil, lo que ayuda a los científicos a fechar todo el resto del material a ese nivel. Sin fósiles, tendríamos una imagen mucho más incompleta de la historia temprana de la Tierra.

¿Qué tipos de fósiles existen?

Los fósiles representan los restos o rastros de organismos que alguna vez vivieron. En términos generales, los cuatro tipos de fósiles son:

  • Fósiles de moho: una impresión fosilizada hecha en el sustrato; una imagen negativa del organismo.
  • Fósiles fundidos: se forman cuando se rellena un molde.
  • Rastros fósiles o icnofósiles: nidos fosilizados, gastrolitos, madrigueras, huellas, etc.
  • Fósiles de forma verdadera: fósiles de un animal real.

Los fósiles también se pueden clasificar en cinco categorías considerando aspectos más finos como:

1. Fósiles corporales: partes blandas

El primer tipo, fósiles corporales, son los restos fosilizados de un animal o una planta, como huesos, conchas y hojas. Estos pueden ser fósiles de molde y fundición, como la mayoría de los esqueletos de dinosaurios fosilizados y huesos grandes que vemos, fósiles de reemplazo, como madera petrificada, o fósiles de cuerpo entero: mamuts atrapados en el hielo o insectos atrapados en ámbar. Un molde es una huella que deja en la roca que lo rodea.

2. Fósiles moleculares

Los fósiles moleculares a menudo se denominan biomarcadores o biofirmas y representan productos de la biosíntesis celular que se incorporan a los sedimentos y finalmente a una roca. Muchos de estos productos químicos se alteran de formas conocidas y pueden permanecer estables durante miles de millones de años.

3. Rastros fósiles

Los rastros de fósiles son marcas dejadas por un animal o una planta que ha causado una impresión. Estos fósiles incluyen nidos, madrigueras, huellas o cualquier otra marca del tiempo del animal en la tierra. La estructura del animal o la planta permanece como forma mineral. Los colores de los minerales que reemplazan la forma pueden ser deslumbrantes. A veces se convierten en arte y joyería.

4. Fósiles de carbono

Todos los seres vivos contienen un elemento, es decir, carbono. Cuando un organismo muere y queda enterrado en sedimentos, los materiales que hacen que el organismo se descomponga y, finalmente, solo queda el carbono. La fina capa de carbono que queda puede mostrar las partes delicadas de un organismo, como hojas o plantas, por ejemplo: fósil de helecho de 300 millones de años.

5. Pseudofósiles

A veces, las soluciones acuosas de varios minerales atraviesan los sedimentos y toman la forma de alguna parte de la planta o animal. Su estudio muestra que no son ni plantas ni animales. Estos fósiles se denominan pseudofósiles.

Los fósiles de dinosaurios

Imagen de cráneo perteneciente a un Tiranosaurio Rex

Imagen de huesos de dinosaurio encontrados en excavación

Restos de dinosaurios encontrados en áfrica

Restos de dinosaurios en exposición. Los que se ven al frente pertenecen a un tiranosaurio rex

Exposición de restos fósiles pertenecientes a dinosaurios encontrados en américa del sur

¿Que es la energía fósil?

Los combustibles fósiles son depósitos geológicos inflamables enterrados de sustancias orgánicas como plantas muertas y animales que se depositaron bajo varios miles de pies de sedimento. Estos depósitos se descompusieron con el paso del tiempo y se convirtieron en gas natural, carbón y petróleo debido al calor y la presión extremas dentro de la corteza terrestre. También se conocen como fuentes de energía no renovables, ya que tarda mucho en reponerse.

Tipos de energía fósil

1. Carbón

Son trozos negros o marrones de roca sedimentaria que van desde quebradizos a relativamente duros. Estos comenzaron a formarse durante el período Carbonífero hace unos 300 a 360 millones de años, cuando las algas y los escombros de la vegetación en los bosques pantanosos se asentaron cada vez más bajo capas de lodo. Extraído a través de métodos superficiales o subterráneos, el carbón suministra un tercio de toda la energía en todo el mundo, y los principales consumidores y productores de carbón en 2018 fueron China, India y Estados Unidos. El carbón se clasifica en cuatro categorías: antracita, bituminoso, subbituminoso y lignito, según su contenido de carbono.

Las emisiones de dióxido de carbono de la quema de carbón representan el 44 por ciento del total mundial, y es la mayor fuente de aumento de la temperatura global por encima de los niveles preindustriales. Las consecuencias para la salud y el medio ambiente del uso del carbón, junto con la competencia del gas natural barato, han contribuido a su declive en Estados Unidos y en otros lugares. Pero en otros lugares, como India, se espera que la demanda aumente hasta 2023.

2. Petróleo

El petróleo crudo, un líquido compuesto principalmente de carbono e hidrógeno, suele ser negro, pero existe en una variedad de colores y viscosidades según su composición química. Gran parte del mismo se formó durante el período Mesozoico, hace entre 252 y 66 millones de años, cuando el plancton, las algas y otras materias se hundieron hasta el fondo de los mares antiguos y finalmente fueron enterrados.

Extraído de pozos en tierra y en alta mar, el petróleo crudo se refina en una variedad de productos derivados del petróleo, que incluyen gasolina, diesel y combustible para calefacción. Los principales países productores de petróleo son Estados Unidos, Arabia Saudita y Rusia, que juntos representan casi el 40 por ciento del suministro mundial.

El uso de petróleo representa casi la mitad de las emisiones de carbono en los EE. UU. y aproximadamente un tercio del total mundial. Además de la contaminación del aire que se libera cuando se quema petróleo, la perforación y el transporte han provocado varios accidentes importantes, como el derrame del Exxon Valdez en 1989, el desastre de Deepwater Horizon en 2010, el devastador descarrilamiento del tren petrolero Lac Megantic en 2013 y miles de de incidentes en oleoductos. No obstante, la demanda de petróleo sigue aumentando, impulsada no solo por nuestra sed de movilidad, sino también por los muchos productos, incluidos los plásticos, fabricados con petroquímicos, que generalmente se derivan del petróleo y el gas.

3. Gas natural

Consiste en un gas inodoro compuesto principalmente de metano que a menudo se encuentra en depósitos que, como los del carbón y el petróleo, se formaron hace millones de años a partir de materia y organismos vegetales en descomposición. Tanto la producción de gas natural como la de petróleo han aumentado en los EE. UU. durante las últimas dos décadas debido a los avances en la técnica de perforación que la mayoría de la gente conoce como fracking.

Al combinar el fracking —o fracturamiento hidráulico— con la perforación horizontal y otras innovaciones, la industria de los combustibles fósiles ha logrado extraer recursos que antes eran demasiado costosos de alcanzar. Como resultado, el gas natural ha superado al carbón para convertirse en el principal combustible para la producción de electricidad de EE. UU. Este ultimo lidera el mundo en producción de gas natural, seguido de Rusia e Irán.

El gas natural es más limpio que el carbón y el petróleo en términos de emisiones, pero sin embargo representa una quinta parte del total mundial, sin contar las llamadas emisiones fugitivas que escapan de la industria, que pueden ser significativas. No todas las fuentes de gas natural del mundo se explotan activamente. Los hidratos de metano submarinos, por ejemplo, donde el gas queda atrapado en agua congelada, se están considerando como un recurso de gas potencial.

4. Orimulsión

Frente a la costa de Venezuela se encuentra la Faja Petrolífera del Orinoco, que alberga un depósito único de un tipo de petróleo especialmente pesado. A partir de 1991, se convirtió en un producto patentado llamado Orimulsión, que consistía en un 70 por ciento de petroleo pesado y un 30 por ciento de agua. Se esperaba que esto pudiera reducir significativamente la participación del mercado de combustibles fósiles, pero la producción se detuvo en 2006.

A partir de 2016, se creía que unos 1,2 billones de barriles de petróleo listo para orimulsión todavía se encontraban en la Faja Petrolífera del Orinoco.

Combustibles fósiles frente a fuentes de energía renovables

A principios de la década de 2000, el término «energías renovables» se ha convertido en un término tan amistoso en los círculos ambientales como los «combustibles fósiles» se habían convertido en un invitado no deseado. Como resultado, las energías renovables y la energía nuclear (consideradas «limpias», pero una fuente de energía con muchos detractores) representaron el 23 por ciento de la energía estadounidense en 2017.

Pero los combustibles fósiles, a pesar de las predicciones espantosas ocasionales sobre el debilitamiento de las tiendas subterráneas, no corren peligro de agotarse pronto, incluso con los niveles actuales de uso. A menos que las políticas cambien radicalmente, se espera que los combustibles fósiles sigan representando el 78 por ciento de la energía utilizada en todo el mundo en 2040. Esto en realidad podría ser algo malo para la Tierra en su conjunto, ya que no obliga a la humanidad a perseguir de manera coherente una agenda energética viable y sostenible.